Switch to ADA Accessible Theme Cerrar Menú

¿Cuál es la Definición Legal del Acoso Sexual?

Sexual harassment at work. Person putting hand on shoulder. Touch knee.

Las leyes federales y estatales de California prohíben el acoso sexual en el lugar de trabajo. Muchos empleados y empleadores no tienen claro qué constituye realmente el acoso sexual. ¿Es acoso invitar a salir a otro empleado en una cita, si esta persona se niega? ¿Es solo acoso si un supervisor amenaza con despedir a un empleado por rechazar un acto sexual? A continuación, explicamos la definición legal de acoso sexual con algunos ejemplos prácticos. Si cree que ha sido objeto de acoso sexual en su lugar de trabajo, llame a un abogado especializado en acoso laboral en Riverside para recibir asesoramiento sobre qué hacer a continuación.

Definición General

El acoso sexual se refiere de manera general a un acoso ilegal dirigido al sexo de una persona, que se considera una forma de discriminación ilegal por sexo o género. La ley federal define el acoso sexual de la siguiente manera:

Los avances sexuales no deseados, las solicitudes de favores sexuales y otra conducta verbal o física de naturaleza sexual constituyen acoso sexual cuando

(1) la sumisión a dicha conducta se hace explícita o implícitamente una condición o término del empleo de una persona,

(2) la sumisión a o el rechazo de dicha conducta por parte de una persona se utiliza como base para decisiones de empleo que afectan a dicha persona, o

(3) dicha conducta tiene el propósito o efecto de interferir irrazonablemente con el desempeño laboral de una persona o de crear un ambiente de trabajo intimidante, hostil u ofensivo.

El acoso sexual puede ser perpetrado por cualquiera y dirigido a cualquier persona en el lugar de trabajo. Puede ser cometido tanto por mujeres como por hombres, y puede tener como objetivo a una persona del mismo sexo o género. El acoso sexual no está destinado a cubrir incidentes aislados o comentarios inocentes, sino que está destinado a cubrir situaciones en las que la vida laboral del empleado se hace insoportable como resultado del acoso, o el consentimiento a la conducta sexual se convierte en una condición del empleo o beneficios laborales de un individuo.

Basándose en la ley federal y estatal, los tribunales han llegado a reconocer dos teorías legales diferentes para las reclamaciones de acoso sexual: acoso de “quid pro quo” y acoso en un “ambiente de trabajo hostil”.

Acoso Quid Pro Quo

El acoso quid pro quo se refiere a situaciones en las que a un empleado se le ofrece un beneficio laboral a cambio de favores sexuales o se le amenaza con despido u otras penalizaciones por rechazar un avance sexual. Por ejemplo, un supervisor que ofrece un ascenso a cambio de una cita o relaciones sexuales constituiría acoso sexual quid pro quo. Del mismo modo, un supervisor que amenaza con despedir a un empleado por negarse a usar ropa reveladora también constituiría acoso quid pro quo. Los tribunales han considerado a los empleadores estrictamente responsables del acoso quid pro quo cometido por supervisores.

Acoso Sexual en un Ambiente de Trabajo Hostil

El acoso en un ambiente de trabajo hostil ocurre cuando la conducta de acoso es tan extrema o generalizada que interfiere irrazonablemente con el desempeño laboral del empleado, o crea un lugar de trabajo hostil, intimidante u ofensivo. Los avances sexuales repetidos, comentarios despectivos, bromas sexistas u otra conducta ofensiva por parte de un compañero de trabajo o supervisor pueden dar lugar a una reclamación por un ambiente de trabajo hostil. Un empleado puede tener una reclamación por un ambiente de trabajo hostil incluso si no se le amenaza con ninguna acción laboral adversa ni se le ofrece un beneficio a cambio de conducta sexual.

Los empleadores pueden ser considerados responsables del acoso en un ambiente de trabajo hostil ya sea cuando la conducta fue cometida por un supervisor del empleado (o cualquier persona en la cadena jerárquica), o cuando el empleador sabía o debería haber sabido sobre el acoso y no tomó las medidas correctivas adecuadas. Típicamente, la conducta debe ser generalizada, es decir, constante y continua, o extremadamente atroz, como agredir físicamente a un compañero de trabajo, para que la conducta cree un ambiente de trabajo hostil. Un solo chiste sexista aislado, por ejemplo, podría no constituir un ambiente de trabajo hostil, pero si la conducta continúa, podría dar lugar a una reclamación por un ambiente de trabajo hostil.

Llame a un Abogado Dedicado de Derecho Laboral para Ayuda con una Reclamación de Acoso Sexual

Para obtener ayuda para protegerse y recuperar compensación después de experimentar acoso sexual en el sur de California, llame a Ochoa & Calderón para discutir su caso con un abogado de labor y empleo de California celoso y consumado. Llame al 951-901-4444 en Riverside o al 844-401-0750 sin costo en todo el sur de California.

Facebook Twitter LinkedIn