Switch to ADA Accessible Theme Cerrar Menú

Efecto del Espectador en el Acoso Laboral

African American woman suffering from racial discrimination at work

Hay un dicho famoso (a menudo atribuido erróneamente a Edmund Burke, pero igualmente conmovedor): “Lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada”. El acoso laboral es una forma de maldad experimentada diariamente por personas en todo Estados Unidos. Puede tomar la forma de acoso en un “ambiente de trabajo hostil”, palabras y conductas que hacen la vida laboral de un empleado insoportable, o acoso de “quid pro quo”, beneficios o penalizaciones laborales condicionados a un intercambio de actos románticos o sexuales. En cualquiera de sus formas, el acoso laboral es tanto inaceptable como ilegal.

Lamentablemente, muchas personas “buenas” son testigos de acoso en el lugar de trabajo pero no intervienen, ni informal ni formalmente. El “efecto del espectador” perpetúa la cultura de acoso que ha infectado los lugares de trabajo estadounidenses durante años. Continúe leyendo para una discusión sobre el efecto del espectador en el acoso laboral, y si ha experimentado o presenciado acoso en su lugar de trabajo, llame a un abogado especializado en acoso laboral en Riverside para obtener ayuda.

¿Qué es el Efecto del Espectador?

Si ve a alguien siendo acosado sexualmente o sometido a acoso basado en su raza, religión, identidad sexual u otra característica protegida, puede optar por hacer algo: Puede hablar en el momento y pedirle al acosador que se detenga. También puede dar un paso más, informando la conducta a RRHH o a una agencia externa.

El “efecto del espectador” se refiere a la cultura de silencio alrededor del acoso laboral. Las personas se mantienen al margen, rehusando intervenir al presenciar acoso. De muchas maneras, quedarse al margen y no hacer nada puede ser tan dañino como participar activamente en el acoso.

Permanecer al Margen Normaliza Conductas Problemáticas

Cuando las personas presencian conductas de acoso y no hacen nada, normalizan las acciones cometidas. Los perpetradores del acoso pueden sentir que los espectadores están de acuerdo con ellos, empoderándolos en su decisión de acosar. Los perpetradores de acoso podrían ni siquiera ser conscientes de que su conducta es inapropiada: hablar puede iniciar una conversación que puede resultar en que el perpetrador se dé cuenta de su error y ajuste su comportamiento.

Si nadie hace nada, el perpetrador no tiene razón para sentir que está haciendo algo incorrecto. Si la persona que está siendo acosada es la única que se expresa, el perpetrador puede sentir que la víctima está siendo demasiado sensible o reaccionaria. Si otros al margen intervienen, el perpetrador realmente será confrontado con los problemas inherentes a su comportamiento.

Cuando las Víctimas se Sienten Solas, No se Expresan

Las víctimas que sufren acoso a menudo están demasiado intimidadas para hablar o sienten que carecen de la evidencia para probar sus reclamos. ¿De qué sirve denunciar el acoso si no hay evidencia escrita del evento y solo será la palabra de la víctima contra la del perpetrador? Denunciar acoso puede ser especialmente difícil si el perpetrador es un supervisor; la víctima puede sentir que decir algo solo perjudicará su carrera o posición en la empresa sin obtener resultados positivos.

Ese sentimiento de aislamiento e impotencia empeora cuando los compañeros de trabajo se quedan al margen y no hacen nada frente al acoso. La víctima no tiene razón para creer que algún testigo la respaldará si el asunto avanza a través de RRHH o la corte. La víctima puede sentirse especialmente aislada, creyendo que sus compañeros de trabajo apoyan el acoso; la víctima incluso puede no reconocer cuán inapropiada es la conducta, a pesar de lo mal que le hace sentir.

El Silencio Oculta el Acoso Generalizado

Cuando nadie dice nada sobre el acoso que presencian, las víctimas y los testigos pueden creer que los incidentes son aislados. Cuando víctimas y testigos por igual se presentan para denunciar conductas inapropiadas, es mucho más fácil desenterrar problemas sistémicos y acoso generalizado.

Si presencia o experimenta acoso, hay una gran posibilidad de que su experiencia no sea única. Si ve acoso, tome medidas para terminar con la cultura de silencio: Informe el incidente a RRHH, haga saber a la víctima que está de su lado, hable para detener el acoso mientras está ocurriendo y, si su empleador se niega a responder adecuadamente, lleve sus quejas a agencias fuera del lugar de trabajo. Un abogado experimentado en acoso laboral puede ayudarlo a decidir qué pasos seguir a continuación.

Llame a un Abogado de Derecho Laboral Conocedor para Ayuda con una Reclamación de Acoso en el Trabajo

Para obtener ayuda para protegerse y recuperar compensación después de experimentar acoso sexual o un ambiente de trabajo hostil en el sur de California, llame a Ochoa & Calderón para discutir su caso con un abogado de labor y empleo de California celoso y efectivo. Llame al 951-901-4444 en Riverside o al 844-401-0750 sin costo en todo el sur de California.

Facebook Twitter LinkedIn